¿Qué es un expansor del paladar?

¿Qué es un expansor del paladar?

En el mundo de la odontología, existen diversas técnicas y dispositivos diseñados para corregir problemas dentales y mejorar la salud bucal de los pacientes. Uno de estos dispositivos es el expansor del paladar, una herramienta importante en el campo de la ortodoncia y la odontopediatría.

En este blog te explicamos qué es el expansor del paladar, su función, sus aplicaciones y algunas recomendaciones clave.

¿Qué es un expansor de paladar?

Un expansor del paladar es un dispositivo ortodóntico utilizado para ensanchar el arco del paladar superior. Su objetivo principal es corregir problemas de mordida, malposiciones dentales y mejorar la alineación de los dientes. Este aparato es especialmente eficaz en pacientes jóvenes cuyos huesos y tejidos aún están en desarrollo, lo que facilita el proceso de expansión y remodelación.

El expansor del paladar consta de una estructura metálica o plástica que se ajusta en la parte superior de la boca. A menudo, se encuentra fijo a los molares posteriores y se puede activar con una llave especial. Al girar esta llave, el dispositivo se expandirá gradualmente, aplicando presión en las suturas del paladar y permitiendo que los huesos se separen ligeramente. Con el tiempo, los huesos se regeneran y llenan el espacio nuevo, logrando una corrección efectiva de la malposición dental.

En qué casos se utiliza un expansor del paladar

Los expansores del paladar son versátiles y se utilizan para tratar una variedad de problemas dentales y ortodónticos. Algunos de los casos más comunes en los que se recomienda el uso de un expansor de paladar incluyen:

1. Mordida cruzada

La mordida cruzada es una condición en la que los dientes superiores muerden por dentro de los dientes inferiores al cerrar la boca. Esta maloclusión puede causar problemas funcionales y estéticos, y un expansor del paladar puede ser utilizado para ensanchar el arco y corregir la mordida cruzada.

2. Espacio insuficiente

En ocasiones, los pacientes pueden tener dientes apiñados debido a la falta de espacio en el arco dental. El expansor del paladar puede crear el espacio necesario para acomodar todos los dientes de manera adecuada, lo que facilita futuros tratamientos de ortodoncia.

3. Problemas respiratorios y de habla

En algunos casos, la expansión del paladar puede ayudar a mejorar la respiración y el habla. Si un paciente tiene un paladar estrecho que contribuye a problemas como la apnea del sueño o dificultades en el habla, el expansor puede ser una solución efectiva.

4. Asimetría facial

Cuando existe asimetría en la estructura facial debido a un desarrollo desigual de los huesos del cráneo y el paladar, se puede utilizar para corregir esta discrepancia y lograr una apariencia más equilibrada.

Recomendaciones si usas un expansor de paladar


Hay veces que el uso del expansor del paladar puede resultar un poco molesto, pero con paciencia y cuidado, es posible adaptarse de manera exitosa. Aquí tienes algunos consejos para manejarlo de manera efectiva:

  1. Sigue las instrucciones del profesional: Es importante que sigas las indicaciones de tu ortodoncista o dentista al pie de la letra. Ellos te proporcionarán instrucciones específicas sobre cuándo y cómo ajustar el expansor del paladar.
  2. Ajustes graduales: Si el expansor es ajustable, realiza los ajustes gradualmente, tal como te indique tu profesional de la salud dental. Forzar demasiado el proceso podría causar molestias o incluso daños.
  3. Dolor y molestias: Es normal sentir un poco de molestia al principio, especialmente después de cada ajuste. Sin embargo, si experimentas un dolor intenso y persistente, comunica inmediatamente a tu ortodoncista.
  4. Higiene oral rigurosa: Mantén una excelente higiene oral mientras utilizas el expansor. Esto implica cepillar tus dientes, encías y el propio expansor cuidadosamente después de cada comida.
  5. Alimentación adecuada: Opta por alimentos suaves durante los primeros días después de un ajuste para reducir el riesgo de incomodidades. Evita los alimentos pegajosos, crujientes o duros que puedan ejercer presión sobre el expansor.
  6. Habla y pronunciación: Puede que notes cambios temporales en tu habla o pronunciación mientras te adaptas al expansor. Practica la pronunciación de palabras y sonidos para mejorar la claridad.
  7. Aumenta la ingesta de líquidos: Puedes experimentar sequedad bucal, por lo que es importante mantener una hidratación adecuada.
  8. Evita manipulaciones excesivas: Evita jugar con el expansor con la lengua o los dedos, ya que podrías causar daños involuntarios o retrasar el proceso de ajuste.
  9. Controla los cambios: Haz un seguimiento de los cambios que notes en la forma en que masticas, respiras y hablas. Comparte cualquier inquietud con tu profesional de la salud dental.
  10. Paciencia: La adaptación al expansor del paladar puede llevar tiempo. Mantén una actitud paciente y comprométete a seguir las indicaciones de tu ortodoncista para lograr los resultados deseados.

En la Clínica Dental Gómez Lacasa, entendemos la importancia de brindar soluciones efectivas y personalizadas. Si estás buscando mejorar tu mordida, corregir malposiciones dentales o resolver problemas respiratorios relacionados con el paladar estrecho, estaremos encantados de ayudarte.

Nos encuentras en:

960 88 22 14 / 635 06 10 43

O puedes venir a nuestra clínica. Estamos en: Calle Quart, 126, 46008 Valencia.

¿A qué edad debo llevar a mi hijo al dentista por primera vez?

¿A qué edad debo llevar a mi hijo al dentista por primera vez?

La salud bucal es un aspecto fundamental del bienestar general de cualquier persona, pero especialmente importante en los niños. Una buena salud dental desde pequeñitos puede prevenir problemas dentales y de salud más graves en el futuro. Pero si eres padre o madre o estás a punto de serlo seguro que te surge la duda ¿a qué edad debo llevar a mi hijo al dentista?

En el blog de este mes te la resolvemos y te explicamos el por qué, quédate con nosotros y sigue leyendo.

La salud dental en los niños

Los niños necesitan una atención especial en su salud bucal ya que los dientes de leche y la mandíbula están en constante desarrollo. Además, los niños tienen una mayor tendencia a sufrir caries dentales y enfermedades de las encías debido a unos hábitos alimentarios y de higiene dental inadecuados.

Los dientes son esenciales para la nutrición, la comunicación y el desarrollo del lenguaje de los niños. La caries dental puede causar dolor, dificultades para comer, dificultades en el habla y baja autoestima en los niños. Además, las enfermedades dentales pueden afectar la salud general del niño y aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes en el futuro.

Por estas razones, es crucial que como padre o madre te preocupes por la salud dental de sus hijos desde temprana edad y los lleves al dentista regularmente.

¿A qué edad llevar a mi hijo al dentista por primera vez?

Pero ¿qué edad es la adecuada? Normalmente recomendamos que la primera visita al dentista sea alrededor del primer año o cuando le haya salido su primer diente. La erupción de esa primera pieza dental va a marcar un poco el momento de esta primera visita.

Este momento temprano es crucial para establecer una base sólida para la salud dental de tu hijo y para detectar cualquier problema o riesgo potencial en etapas tempranas.

La primera visita al dentista de tu hijo es generalmente una visita de familiarización y educación. Durante este primer contacto en nuestro centro, examinaremos la boca de tu hijo, le haremos una revisión del desarrollo de los dientes y las encías, y te daremos una pequeña orientación sobre los cuidados dentales en casa. También te daremos recomendaciones específicas para mantener la salud bucal de tu hijo y responderemos a todas las dudas y preguntas que te surjan.

Es importante destacar que llevar a tu hijo al dentista desde bien pequeñito ayuda a crear una rutina regular de visitas dentales y a familiarizar al niño con el entorno de la clínica. Esto ayuda a reducir el miedo y la ansiedad asociados con las visitas al dentista en el futuro.

Pero, si no has llevado a tu hijo al dentista antes de su primer cumpleaños, no te preocupes. Siempre es mejor tarde que nunca, y estaremos encantados de recibir a tu hijo y proporcionarle la atención necesaria. Sin embargo, recuerda que cuanto antes lo lleves, mejor será para su salud bucal a largo plazo.

Beneficios de llevar a tu hijo a una edad temprana al dentista

Acudir con tu hijo al dentista en su primer o primeros años de vida tiene numerosos beneficios y es fundamental para su salud bucal a largo plazo. Te contamos las principales ventajas:

  1. Detección temprana de problemas dentales: La visita regular al dentista permite detectar cualquier problema dental o de desarrollo en etapas tempranas. De esta manera, podremos identificar posibles anomalías en la alineación de los dientes, problemas de mordida, caries incipientes u otras patologías bucales. Cuanto antes se detecten estos problemas, más fácil será tratarlos y prevenir complicaciones futuras.
  • Educación sobre cuidados dentales adecuados: te vamos a proporcionar tanto a ti como a tu hijo información esencial sobre cómo cuidar los dientes y las encías de manera adecuada. Esto incluye instrucciones sobre técnicas de cepillado, el uso del hilo dental, una alimentación saludable para los dientes y el uso de productos dentales apropiados para la edad del niño. La educación temprana establece buenos hábitos de higiene oral que durarán toda la vida.
  • Prevención de caries y enfermedades periodontales: La caries dental es una de las enfermedades más comunes en la infancia. Si nos visitas regularmente, se pueden implementar medidas preventivas como aplicaciones de flúor, selladores dentales y limpiezas profesionales. Además, te daremos orientación sobre cómo evitar la acumulación de placa bacteriana y prevenir enfermedades de las encías.
  •  Desarrollo adecuado de la mandíbula y los dientes: Durante las primeras etapas de desarrollo dental, podemos evaluar el crecimiento y la erupción de los dientes. Esto es crucial para garantizar que los dientes permanentes tengan suficiente espacio para crecer y se desarrollen correctamente. Si se detectan problemas de alineación o desarrollo temprano, se pueden tomar medidas preventivas para corregirlos.
  • Fomento de una actitud positiva hacia la atención dental: Las visitas regulares al dentista desde temprana edad ayudan a familiarizar al niño con el entorno dental y a superar el miedo y la ansiedad asociados con las visitas. Esto contribuye a establecer una actitud positiva hacia la atención dental, lo que facilitará la cooperación del niño durante los tratamientos y cuidados dentales en el futuro.

En resumen, llevar a tu hijo al dentista en sus primeros años de vida es esencial para mantener una buena salud bucal. Podremos detectar de manera temprana los problemas, te daremos información sobre cuidados dentales adecuados, prevenimos enfermedades dentales y tu hijo logrará tener una actitud positiva hacia la atención dental. Recuerda que la salud dental en la infancia sienta las bases para una sonrisa saludable en el futuro.

Si nos necesitas estamos en:

960 88 22 14 / 635 06 10 43

O puedes venir a nuestra clínica. Estamos en: Calle Quart, 126, 46008 Valencia.

¿Qué es y para qué sirve la ortodoncia interceptiva?

¿Qué es y para qué sirve la ortodoncia interceptiva?

En el mundo de la salud bucodental hay tratamientos que valen para todos y otros que solo valen para algunos. Es el caso de la ortodoncia interceptiva, una especialidad exclusiva para niños de la que vamos a hablar a continuación.

Prevenir es mejor que curar.

Esta frase podría ser el resumen de lo que es la ortodoncia interceptiva. Los huesos de la cabeza durante la etapa de crecimiento son “moldeables”, por lo que podemos intervenir a tiempo para definir el correcto crecimiento de la estructura ósea mandibular de un niño.

Esta intervención se traducirá a la larga en unos tratamientos ortodóncicos más ligeros, o incluso innecesarios, cuando el paciente haya completado su desarrollo óseo.  Prevenir es mejor que curar, como decíamos.

Está claro, pues, por qué este tratamiento solo puede realizarse en esta etapa de la vida. En las primeras revisiones, en torno a  los 6 años, el dentista controlará que el paciente no presente problemas de oclusión y mordida, y en particular si sufre de prognatismo  o retrognatismo (cuando la mandíbula crece en mayor o menor dimensión con respecto al maxilar).

En tal caso, el ortodoncista se encargará de determinar qué tipo de ortodoncia interceptiva es la ideal para mejorar el desarrollo maxilofacial. Probablemente, si tu hij@ necesita este tipo de ortodoncia, tendrá que llevar ortodoncia correctiva cuando sea adolescente, pero este tiempo de ortodoncia interceptiva servirá para que la ortodoncia correctiva sea mucho más llevadera para tu hijo.

¿Cuándo es necesaria la ortodoncia interceptiva?

A los 6 años el paladar de los niños todavía no está formado por completo y es el momento idóneo para intervenir. Normalmente el ortodoncista usará un expansor de paladar para corregir este problema y dejar el espacio suficiente para que crezcan todos los dientes, pero hay otros casos que precisarán de una ortodoncia interceptiva para ser solucionados:

  • Mal formación ósea: una mandíbula demasiado pequeña o grande provocará una maloclusión y una mordida deficiente.
  • Problemas por el uso excesivo del chupete o por chuparse el dedo durante mucho tiempo: estos malos hábitos pueden ocasionar una mal formación del paladar y dificultades para respirar correctamente.
  • Mala posición de la lengua al deglutir, que puede mover los dientes de leche hasta posiciones incorrectas.
  • Problemas hereditarios: hay casos en que la propia estructura ósea del paciente precisa una ortodoncia interceptiva más acentuada.

Una solución para cada problema

Según se tenga que corregir un problema u otro, el dentista usará un tipo de ortodoncia distinto. Es imprescindible ponerse en manos de un especialista para poder aprovechar al máximo las ventajas que esta ortodoncia puede dar al paciente. Ya hemos dicho que la solución a un paladar estrecho será el uso de un disyuntor o expansor. Este puede ser fijo o removible y es posible que los padres del paciente tengan que ir abriendo el aparato poco a poco para ir agrandando el paladar. En nuestra clínica os daremos todas las instrucciones si fuera vuestro caso.

Otros tipos de ortodoncia interceptiva fija son los anclajes extraorales, las máscaras faciales o la mentonera, que se utiliza para restringir el crecimiento del mentón y corregir ciertos tipos de maloclusiones.

¿Es realmente necesario poner aparato a un niño que todavía tiene dientes de leche?

 Si lo que queremos es prevenir en vez de curar, sí. Hay casos en que este tipo de ortodoncia será absolutamente necesaria, como en los casos de maloclusiones evidentes, y otras en las que tan solo con un tratamiento de 6 a 18 meses nos ahorraremos problemas mayores antes de que nuestro hijo haya terminado su desarrollo óseo.

La ortodoncia interceptiva, además de corregir la mordida cruzada, el apiñamiento o el distanciamiento de los dientes, el paladar estrecho y el desarrollo desigual de los maxilares, corrige también los malos hábitos de deglución y respiración, favorece un cepillado más efectivo y conseguirá que tu hijo tenga una boca más simétrica, evitando así problemas psicológicos y de confianza en sí mismo.  

Nuestra clínica está especializada  en la detección precoz de problemas de paladar estrecho y en dificultades de fonación y respiración en niños.

Si te ha quedado alguna duda, puedes llamarnos. Estaremos encantados de asesorarte.

Pide cita al en el  960 88 22 14 o ven a nuestra clínica

Estamos en: Calle Quart, 126, 46008 Valencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?