Probablemente hayas visto a muchas personas con algún tipo de ortodoncia. Es un tratamiento odontológico muy común.

Existen diversos tipos y materiales, que se adaptan a las necesidades de cada paciente. Pueden solucionar muchos problemas bucodentales. A pesar de que la mayoría de la gente lo asocia a un tratamiento que mejora la estética de la sonrisa, el principal objetivo de la ortodoncia es mejorar la calidad de tu salud bucodental.

¿Quieres saber más sobre el tratamiento de ortodoncia y saber los diferentes tipos que existen? ¡Quédate leyendo este post y apréndelo todo sobre esta rama de la odontología!

¿Para qué sirve la ortodoncia?

La ortodoncia se encarga de la corrección de una mala posición de los dientes y huesos. Aunque también sirva para mejorar la estética de la sonrisa, es importante entender que la ortodoncia supone una mejora en la funcionalidad de nuestros dientes, en tanto que alarga su vida y contribuye a mantener una correcta salud bucodental.

De no corregir un problema de mordida, podrían surgir otros problemas, tales como:

  • Caries
  • Enfermedad de las encías
  • Pérdida dental
  • Problemas de masticación y de fonética
  • Deformación de los huesos maxilares
  • Desgaste del esmalte dental acelerado
  • Problemas en la articulación temporo mandibular

Con la ortodoncia podemos solucionar problemas de diastemas, mordida invertida, mordida cruzada, mordida abierta, sobremordida y apiñamiento dental, entre otros.

¿Cómo sé si necesito este tratamiento?

En la mayoría de las ocasiones el propio paciente puede darse cuenta que necesita ortodoncia porque el problema que ha de corregirse es notorio a simple vista.

Pero siempre será el profesional quien deberá recomendar o no este tratamiento.

Por eso, las revisiones anuales con tu dentista son tan importantes. Tener un seguimiento de tu salud bucodental es esencial para que el profesional te aconseje cuándo es el mejor momento para comenzar con el tratamiento de ortodoncia o qué tipo de ortodoncia te va a venir mejor para tu situación en concreto.

¿Qué tipos de ortodoncia existen?

Podemos encontrar diversos tipos de ortodoncia. Todos los pacientes no son iguales, y no todos los casos se pueden tratar con el mismo tipo de ortodoncia. El dentista sabrá recomendarte qué tipo te vendrá mejor o te dejará elegir entre las diferentes opciones.

Brackets metálicos

Este es el tipo más convencional y en el primero que pensamos cuando nos hablan de un tratamiento de ortodoncia. Consiste en un conjunto de diferentes elementos: el arco, la ligadura y los brackets.

Además de estos elementos, también se pueden usar gomas o elásticos intermaxilares, que son empleadas en los casos en los que hay que corregir también la mordida y el engranaje entre los maxilares.

Brackets estéticos

De la misma forma que existen los brackets metálicos, tenemos esta misma ortodoncia con una alternativa un poco más estética.

Si quieres corregir tu sonrisa con brackets y de una forma más discreta, los brackets estéticos son la opción que estás buscando.

En lugar de ser metálicos, los brackets son de otros materiales: de cerámica o de zafiro. La ventaja de estos materiales es que son transparentes. De este modo, los brackets se mimetizan con el diente y, a simple vista, no se aprecia el uso de ortodoncia en el paciente.

Alineadores transparentes

Esta es la técnica más discreta para alinear tu sonrisa. Probablemente ya habrás oído hablar de ella, ya que cada vez más pacientes se decantan por este tipo de ortodoncia.

Consiste en un conjunto de férulas removibles y transparentes hechas a medida. La toma de muestras se hace con un escáner intraoral, de modo que las medidas son mucho más exactas y precisas.

Además, el diseño de tu futura sonrisa se realiza de forma digital. Así, puedes ver el resultado antes de empezar con el tratamiento.

Las férulas han de cambiarse cada determinado tiempo, conforme tus dientes se vayan moviendo hacia la posición deseada y el ortodoncista así lo vea conveniente.

En cuanto al tiempo que debes de llevarlas puestas, para que las férulas hagan su función y sean eficaces, has de llevarlas puestas un mínimo de 22 horas al día. Solo deben quitarse para comer y para cepillarse los dientes. El resto del día es necesario mantenerlas puestas. De este modo, las siguientes férulas encajarán en tu boca y se podrá seguir el tratamiento como está planeado.

¿Tienes más dudas sobre alguno de los tipos de ortodoncia? No dudes en escribirnos, resolvemos todas tus dudas.

Pide cita al 960 88 22 14 o ven a nuestra clínica. Estamos en: Calle Quart, 126, 46008 Valencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?